jueves, 22 de junio de 2017

Vichyssoise

Si lo que estás buscando es una crema fría de hortalizas con la que combatir el calor y sentirte completamente alimentado ¡no busque más! aquí tienes una gran receta de la clásica Vichyssoise. Además se pueden preparar Vichyssoise con otras hortalizas y frutas, como la de manzana o la de remolacha, ambas quedan para chuparse los dedos, os animo a pinchar en el enlace y echarle un ojo a estas recetas. Ahora pasamos a elaborar la clásica crema de puerros y patata que se toma bien fría, aunque también se puede tomar calentita ¡En invierno es una gran opción!

Ingredientes para 4 personas
300 g de puerros, solo la parte blanca
300 g de patatas 
50 g de mantequilla
50 ml de aceite de oliva virgen extra
700 ml de agua o caldo de verduras
1 cucharadita de sal
Pimienta negra o blanca molida al gusto
Nuez moscada molida, rallada al gusto
200 ml de nata de cocina
Crutones de pan frito o tostado
Perejil o cebollino picado para decorar (opcional)

Lavamos bien las hortalizas y la pelamos, cortamos el puerro en rodajas, cuidado que no quede tierra entre sus capas, y la patata en trozos no muy grandes.

En una olla ponemos el aceite de oliva y la mantequilla (da el sabor más auténtico de la cocina francesa, origen de esta crema) a calentar y rehogamos los puerros, con la sal, durante unos minutos a fuego suave. Añadimos las patatas y rehogamos un par de minutos más. Agregamos la pimienta y cubrimos con el agua o caldo de verduras (yo prefiero el caldo de verduras le da un toque espectacular a la crema). 

Cuando comience a hervir dejamos cocer durante unos 20 minutos, tapado y a fuego medio o suave. Pasado este tiempo apagamos el fuego y con ayuda de la  batidora  o turmix vamos triturando bien para que quede una crema fina, podemos pasar por el colador chino. 

Por último añadimos la nuez moscada rallada (yo prefiero comprarla la nuez entera y rallarla yo mismo con ayuda de un rallador fino, es muchísimo más aromática, marca la diferencia) y la nata líquida de cocina, trituramos de nuevo hasta que la crema quede bien mezclada y cremosa. 

Ahora podríamos tomarla calentita, pero la idea original de esta crema es tomarla bien fría, así que, la ponemos en una jarra (u otro recipiente tapado) y la llevamos a la refri o nevera durante unas cuantas horas. La verdad es que de una día para otro está mucho mejor.

Podemos servir con cebollino o perejil picado. Yo prefiero unos crutones de pan y un hilito de aceite de oliva, terminando con un espolvoreado de pimienta negra molida, nuez moscada y unas semillas de sésamo o ajonjolí.

Realmente está deliciosa y si quereis quitarle la nata por exceso de calorías, otras opciones son sustituirla por otro tipo de lácteo: queso crema, leche evaporada, yogur natural... La he probada con todas estas opciones y siempre queda buenísima!!! También podéis poner entre las hortalizas una cebolla, ya que los puristas dicen que la receta original lleva cebolla. Yo la aprendí así, sólo con puerro y patata, así que, así se queda, porque la verdad con cebolla o sin ella está buenísima!!

martes, 20 de junio de 2017

Espaguetis con Puerros, Bacón y Crema de Queso a las Finas Hierbas

Esta es una de las primeras recetas que comencé a preparar cuando me aficioné por la cocina, allá por mi adolescencia. Desde entonces la preparo de vez en cuando porque me trae muy buenos recuerdos culinarios y porque está buenísima, y como siempre es fácil fácilmente, facilísima de preparar!! Vamos a ello.

Ingredientes para 4 personas
500 g de pasta, espaguetis
3 o 4 puerros
300 g de bacón cortado en lardones (trozos)
300 g de Queso de untar a las finas hierbas (philadelphia)
Sal y pimienta negra molida al gusto
4 Cucharadas de aceite de oliva
Perejil picado (opcional)

Ponemos nuestra olla con abundante agua al fuego para que hierva a borbotón, momento en que añadimos una cucharadita de sal bien colmada y segundos después la pasta. Dejamos cocer, normalmente 10 minutos desde que comienza de nuevo a hervir, pero hay que seguir las indicaciones del fabricante. En los primeros minutos tenemos que mover la pasta para que todos los espaguetis estén dentro del agua y para que no se peguen y nos quede una pasta suelta.

Por otro lado vamos a poner una sartén con el aceite de oliva y a fuego medio vamos a pochar o rehogar los puerros, la parte blanca y verde pero no las hojas, bien limpios y lavados, cortados en rodajas. Ponemos media cucharadita de sal, nos ayudará a que se haga mejor. Hay que cuidar que se hagan lentamente y que no tomen demasiado color. Cuando ya casi estén añadimos el bacón y rehogamos un minuto más, no debemos pasar de cocinado el bacón que se hace enseguida, añadimos pimienta negra molida al gusto y reservamos.


Cuando la pasta esté la escurrimos, reservamos medio vaso de agua de la cocción de la pasta, y sin refrescar la añadimos a la sartén con el bacón y los puerros. Sobre la pasta caliente añadimos el queso crema y vamos a ir moviendo para que el queso se vaya derritiendo quedando como una crema, moviendo para que todo se mezcle (pasta, queso, puerros, bacón...). Si la crema queda seca podemos añadir algo de agua de la cocción de la pasta, poco a poco hasta que nos quede la crema al gusto. Cuando tengamos bien mezclado el queso con la pasta y todo lo demás, es el momento de servir. 


Si el queso no funde, podemos darle algo de fuego a la sartén para que con el calor vaya fundiendo y quedando cremoso y untando la pasta. No es conveniente dejar mucho tiempo al fuego porque el queso comienza a secarse y la pasta nos quedará poco cremosa y muy pastosa.

Antes de servir, si gustamos, podemos espolvorear con perejil picado y un toque de pimienta negra molida, y listo!! A comer recién hechos porque se secan con facilidad. Espero que te gusten tanto como a mi!!!

lunes, 19 de junio de 2017

Lasaña Especiada de Ave y Lentejas

En esta ocasión no traigo una elaboración fácil, fácilmente facilísima, pero tengo que decir que tampoco es difícil, es tan solo una receta para cocineros o aficionados más experimentados, sobre todo porque vamos a elaborar nuestra propia bechamel. Si tienes un día de esos en los que te apetece cocinar y aprender, esta es tu receta. 
Sin duda es una lasaña exótica que recuerda a un plato de la cocina india, a mi ¡me chifla!, como diría mi amiga Victoria. Ese sabor a especias y a lentejas no deja indiferente, es sin duda un plato para sorprender en la mesa a tus invitados con una receta muy común que no siempre optamos por preparar, la lasaña, pero estoy seguro que sin duda esta receta no os va a defraudar. Lo mejor de todo es que la que os sobre la podéis congelar en porciones y degustarla cuando más os apetezca. 
Si eres amante de las especias no puedes pasar por alto este receta.

Ingredientes para 6 u 8 personas
500g de carne picada pollo y pavo
350g de tomate frito receta artesana (hacendado)
1 cebolla
1/2 pimiento rojo
1 ramita de apio fresco
1 zanahoria
3 dientes dea ajo
200g de lenteja pardina cocida
16 placas de lasaña (precocida)
1 cucharadita de sal
100ml de vino blanco (opcional)
2 cucharadas de salsa de soja
6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
750g de bechamel especiada
200g de queso para fundir o gratinar
Necesitarás una fuente de horno de 35x25cm aproximadamente.

Para la Bechamel Especiada
750ml de leche entera (sustituible por bebida vegetal)
60g de mantequilla
60g de harina
1/2 cucharadita de Sal
1/2 cucharadita de popurrí de pimientas molidas
1/2 cucharadita de nuez moscada recién molida
1/2 cucharadita curcuma 
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de comino molido
1/2 cucharadita de canela molida


Para empezar vamos a elaborar la parte del sofrito o relleno de la lasaña. Pondremos una sartén amplia con el aceite de oliva a calentar. Pelamos y lavamos las hortalizas: ajos, cebolla, pimiento, zanahoria y apio (a este último le quitamos las hebras tirando de los bordes). Los cortamos a tiras y luego vamos picando muy finito todas estas hortalizas y los vamos agregando al aceite caliente para pocharlas a fuego medio, añadimos la sal para que nos sude la hortaliza y quede mucho mejor el rehogado o pochado. 

Cuando estén las hortalizas vamos a añadir la carne picada de pollo y pavo y la vamos a sofreír o dorar a fuego medio, sin que se nos quemen las hortalizas, para ello vamos moviendo con una espátula o cuchara de madera durante todo el tiempo, cuando la carne se vea dorada y algo hecha vamos a añadir la salsa de soja y le vamos a dar unas vueltas un par de minutos. Añadimos el vino blanco y dejamos reducir. Ahora es el momento de salpimentar un poco, al gusto, la mezcla. También podemos poner ahora la mitad de cada una de las especias que van en la bechamel (yo lo prefiero).

Añadimos las lentejas escurridas y damos unas vueltas con cuidado para no triturarlas demasiado, seguidamente también añadimos la salsa de tomate frito y damos unas vueltas, dejamos cocinar en la sartén a fuego medio durante unos 3 o 4 minutos y retiramos del fuego. Probar y de sal y rectificar si fuese necesario.

Por otro lado vamos a poner a remojo en agua caliente las placas de lasaña precocinada, lo mejor es seguir el modo de empleo del envase. Ir moviéndolas para que no se peguen unas con otras durante el remojo.
También vamos a ir precalentando el horno a 200ºC para que este listo en el momento de meter la lasaña a cocinar.

Para preparar la Bechamel vamos a poner dos cazos al fuego, en uno pondremos a calentar la leche, no hace falta que hierva pero si que esté bien caliente. En el otro cazo pondremos la mantequilla a calentar a fuego muy suave y cuando este derretida añadimos la harina y rehogamos un poco en el fuego, sin parar de mover con cuchara de madera o varillas de cocina. 

Una vez se ha dorado la harina en la mantequilla vamos a ir añadiendo la leche a chorro sin parar de mover, para que no nos salgan grumos, hasta que esté toda integrada, ponemos al fuego muy suave y sin parar de mover la mantenemos cociendo unos 5 minutos. Ahora añadimos la sal y las especias y dejamos cocer, sin parar de mover otros 5 minutos más. Probar de sabor y poner las especias al gusto y retiramos del fuego. 

Vamos a poner las 3/4 partes de la bechamel junto con el relleno que hemos preparado anteriormente y lo vamos a mezclar todo bien. Reservando 1/4 de bechamel para el final de la lasaña.

Sacamos las placas de la lasaña a un escurridor.

Para montar la lasaña necesitamos una fuente de horno de vidrio o cerámica que sea recogida y alta. Las capas de lasaña y relleno van a depender del tamaño de la fuente. Yo con esta cantidad puse 4 tandas de placas de lasaña y 3 tandas de relleno en una fuente de unos 35x25 cm. Si la placa es más grande quizás será suficiente con montar dos capas de relleno.

En el fondo de la fuente vamos a poner un par de cucharadas de salsa de tomate, que seguro os ha sobrado de la elaboración, y la vamos a extender bien con ayuda de una lengua o cuchara. Ponemos ahora una capa de placas de lasaña y sobre éstas, parte del relleno, cubrimos de nuevo con placas de lasaña y de nuevo ponemos relleno, otra vez placas de lasaña y de nuevo el relleno, terminamos con placas de lasaña y por ultimo cubrimos con la bechamel especiada que habíamos reservado, la extendemos bien con una lengua o espátula. Finalmente cubrimos toda la superficie con el queso rallado y metemos al horno precalentado. Lo ponemos a 180ºC o 200ºC dependiendo de la potencia de tu horno y dejamos hornear la lasaña unos 15 o 20 minutos, hasta que el queso este dorado. 

Sacamos del horno y reposamos unos 5 o 10 minutos antes de cortarla en 6 u 8 trozos y repartirla en los platos lista para servir. No necesita mucha más presentación, pero un pellizco de las especias utilizadas manchando el plato le darán un toque de distinción.

Un plato sabroso y aromático que seguro te transportará a los países de oriente, en un sencillo viaje sin salir de tu mesa. Espero que la disfrutes!

domingo, 18 de junio de 2017

Ensalada de Arroz Basmati al Curri

Una ensaladita fresca hecha con arroz basmati, un arroz de tipo largo que debe quedar suelto y al dente. La acompaña una guarnición sencilla de hortalizas y frutos secos y finalmente la aderezamos con una sencilla mayonesa al curry. Luego a la nevera y reposar unas horas para que todos los sabores se asienten. Contra estos calores, recetas fresquitas y saludables. Cómo siempre... fácil, fácilmente facilísimo!!!

Ingredientes para 4 o 6 personas
300 g de Arroz Basmati Punjab    
200 g de Tomates Cherry Kumato
1 cebolleta fresca
100 g de Anacardos o Nueces de agricultura ecológica
50 g de pasas sultanas sin semillas
100-150 g de Mayonesa
1 cucharada de curri
300 ml de agua para la cocción
1 cucharadita de sal
2 Cucharadas de aceite de oliva

Para cocer el arroz basmati, lo primero que vamos a hacer es limpiar todo el almidón que lleva adherido. Esto lo hacemos remojándolo en agua fresca, en la propia cazuela, hasta que sale clara el agua y dejándolo a remojo unos minutos.

Lo pondremos a cocer a fuego muy suave partiendo de agua fría y esta que apenas cubra la totalidad del arroz, añadimos la sal. Lo tapamos y cocemos durante unos 15 minutos a lo sumo (sobre todo si ha estado a remojo anteriormente).

Después de este tiempo, escurrimos con ayuda de un escurridor amplio o colador y refrescamos con agua fría bajo el grifo. Colocamos el arroz en una ensaladera amplia.

Por otro lado habremos picado las pasas y la cebolleta (sólo la parte blanca) en trocitos pequeños, podemos ayudarnos de alguna picadora si se quiere y se tiene. Picamos los anacardos con ayuda del mortero.

También habremos lavado los tomates y los cortamos en cuartos. Por últimos mezclamos la mayonesa con el curri.

Cuando el arroz esté bien frío, añadiremos en la ensaladera el picadillo de cebolleta, pasas y anacardos, los tomates partidos y la mayonesa al curri. Mezclamos con cuidado.

Para el emplatado y terminación de esta receta, pondremos unos aros de la parte verde de la cebolleta, algunas pasas y anacardos enteros y un chorrito de aceite de oliva. También podemos terminar con unas gotitas de crema de balsámico de Módena y un espolvoreado de curri en polvo.

Es mejor tomarla bien fría, está mas rica!!!

martes, 23 de mayo de 2017

Bombones de Morcilla

Una tapa nuevamente Manchega y con Morcilla, pero sin duda esta es una mezcla deliciosa como un bombón. Son fáciles de hacer en casa y fáciles de sorprender a vuestros invitados. Yo prefiero terminarlos en el horno pero fritos quedan también realmente buenos. Si gustáis de ponerlos en cucharilla podéis acompañarlos con alguna mermelada de frutas, lo que acentuará el sabor dulce que ya le aporta la manzana. 
Si las ponéis en cápsulas de trufa no necesitarán mucho más que ganicas de comer y degustar! Fácil, fácilmente facilísimo!!

Ingredientes
500 g de morcilla de cebolla sin piel y troceada
200 g de manzana pelada y rallada gruesa
1 pellizco de pimienta molida
1 ó 2 claras de huevo
150 g de granillo de almendra cruda
Aceite de oliva virgen para freír

Ponemos en un bol la manzana rallada y añadimos la morcilla y la pimienta y mezclamos con ayuda de un tenedor. Formamos bolas del tamaño de una albóndiga o trufa de chococlate y las colocamos en una bandeja forrada con papel de hornear. Las guardamos unos minutos en el frigorífico para que endurezcan.


Ponemos las claras en un bol y las batimos ligeramente con unas varillas. Rebozamos las bolas de morcilla en las claras y luego en el granillo de almendras. 

Por último, podemos terminarlas o cocinarlas de dos formas diferentes, al horno o en freidora. 
En el horno, resultan menos grasas, las colocamos tal cual en la bandeja de horno con el papel de hornear y las horneamos en horno a 180, unos 10 minutos más o menos.
Si optamos por freír, las freímos en aceite muy caliente durante unos segundo y las dejamos enfriar sobre papel de cocina.

Podemos servir en cucharillas de presentación o en unas cápsulas de trufa.